“Ojalá esas personas que se indignaron tan profundamente porque pensaban que estaba llamando puta a la virgen entendieran que esta foto es una denuncia. Una denuncia por cómo se nos exige ser perfectas, por la presión que sentimos para ser madres, por cómo se espera de nosotras que seamos unas santas y por todas y cada una de las veces que nos han llamado puta”, señaló la cantante, según recoge EFE.